domingo, 13 de julio de 2014

Nominación [II].


He sido no minada por Te deseo un libro al...


  Liebster Award

 Cuyas normas son:
- Agradecer a quién te ha nominado y seguirlo.
- Responder a las 11 preguntas que te han hecho.
- Nombras a 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores.
- Avisarles sobre su nominación.
- Realizar 11 preguntas a los Blogs que nominas







Preguntas a contestar:
1.- ¿Libros cortos (<200 páginas) o largos? Largos porque te sumerges más en la historia aunque suelo leerlos a épocas porque siempre tengo lios entre manos.
2.- ¿Puedes leer con música, ruido, gente hablando? Si aunque no lo disfruto de la misma manera
3.- ¿Qué libro desearías leer ahora mismo? Alguno en inglés, uno regalado Guía del autorstopista intergaláctico o Larga brevedad
4.- ¿Qué libro es el que estás leyendo? La segunda parte de La puerta oscura: Requiem y La conjura de los necios
5.-¿Qué libro relees hasta la saciedad? No me gusta releer libros por lo general pero algunos como Niebla no me desagrada.
6.- Si pudieras tener un objeto mágico de un libro, ¿cuál sería? El Báculo de Ayshel de Victoria en Memorias de Idhún
7.- Definete en 3 palabras: Creativa, abstraida y realista a la vez
8.- ¿Te gusta oler los libros? Antes me encantaba hasta que de repente me aparecío una alergia muy fuerte a la mínima presencia de acaros
9.- ¿Sueles prestar libros? No, como mucho a la lectora ávida de mi prima xD
10.- ¿Alguna vez has estado en un bibliobus o bibliometro? No, la verdad que me molaría
11.- ¿Te gustaba de pequeña ir a la biblioteca? Cada dos por tres, además de que me encantaba de por sí también el edificio en el que estaba

Los blogs nominados son:

- Another Misguided Girl
- Un último suspiro
- Funambulista imbatible

martes, 1 de julio de 2014

Decidir... ¿Libertad o prisión?

Nos movemos por la vida. Incluso cuando estamos paralizados por todo lo que nos rodea, que nos sobrepasa o que nos presenta un oscuro vacío. Y eso es porque absolutamente todo es una decisión.

Un hola y un adios. Un cerrar los ojos ante unos labios o cerrarlos tras una decisión que traerá lágrimas. Un "no puedo" o un "lo conseguiré"... Creeme, cada decisión depende increiblemente de todas las anteriores. Tenemos demasiadas ante nosotros por lo no nos queda otra que decir inconscientemente según como seamos.

Sin embargo, siempre llegamos a un punto en el que falla algo, falta algo. Y es ahí cuando debemos decidir si seguir con todo tal como estaba o si cambiar ese pequeño algo (o gran algo)  en nosotros que desencadene todo lo demás.

Parece fácil pero en realidad la costumbre, la inercia, la sociedad tira de ese "dejarlo todo como estaba". No nos gusta andar a ciegas...



... Y así acabamos. Locos. Todos locos.

domingo, 15 de diciembre de 2013

Seguir.

Vemos una luz, pensamos que nuestra vida puede cambiar. La perseguimos, como luciérnaga en medio de la oscuridad de la noche.

Nos dejamos llevar, pero esa luciérnaga sólo jugaba con nosotros. Y entonces nos vemos rodeados de nuevo de miles de personas, como arboles inmóviles en ese bosque de oscuridad. Mirando como sombras grotescas que parecen reírse de nosotros, impasibles.

Ellos no quieren estar ahí y sí, se ríen, creyendo que al menos no estar perdido es mejor que vagar. Pero no tienen oportunidades. Sus raíces son ya demasiado profundas. Y cuando se dan cuenta, luchan por llegar más alto, por al menos observar la luz. No se dan cuenta de que tan solo deberían respetar el espacio de cada uno y subir. Aunque desde luego que es más fácil trepar por el árbol más débil.



Y así creció el bosque y así crecí yo bajo aquellas ramas. Oscuridad. Aunque al menos yo sí que podía seguir caminando, buscando la salida y cuando me perdiese en aquella oscuridad, escalar aquellos árboles para observar el sol de tu sonrisa.

domingo, 6 de octubre de 2013

Donde duele, inspira...

Sí, podremos escribir las palabras más bonitas y punzantes que jamás saldrán de nuestra mente gracias a esos momentos oscuros de dolor. Un dolor diluido en días de desesperanza y recuerdos del ayer. Ese dolor que hace sentirnos vivos...

Pero jamás merece la pena. Siempre que pienso: "Por fin todo va  bien  de nuevo" se jode. Más o menos... Pero siempre habrá alguna preocupación (seria) en nuestras mentes. No habrá mes en el que no haya un solo día de esos para meterse en la cama y no salir.



Y sinceramente me da igual cual sea el problema si estás a mi lado... El problema viene cuando eso que oscurece mi mirada es tu sonrisa emborronada, tus castillos de cartas, tu tono de voz que grita "ven y sálvame". Pero la vida sigue y no espera a que yo pueda estar  a tu lado . Al menos refúgiate en el último rincón de lo que nos dejaron. Ni las caricias del ayer, ni proyectos del mañana. Tan sólo lo que Tú y Yo somos. Mentes que se encontraron.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Pequeños retazos de una mente perdida IV - [La relatividad de las sonrisas]

De repente me despierto... Movida por ese "qué-sé-yo" [que gobierna nuestra mente durante esas pequeñas dictaduras del pensamiento] había subido al bus sin darme cuenta y me había dormido, absorta en mis pensamientos. Crucemos los dedos y creamos que esa es la versión oficial. Ya sabéis... Es mejor eso, que pensar que sigo soñando.

Es más, ya toda la gente estaba bajando pues habíamos llegado a nuestro destino (aunque para muchos no signifique tanto como para mí)...

Y ahora me encuentro aquí tras horas de viaje, tras horas de sueños. Tú eres mi mayor sueño. Y lo mejor: Puedo estar despierta. Al menos en esta realidad que por ahora es la única que recuerdo menos etérea. Aunque los recuerdos nos engañan...



Me siento a esperar... Mirando a todos lados sin mirar a nada, como siempre. En realidad, nadie necesita mirar a su gris alrededor en medio de una ciudad cuando, pese a ello, aún así llega la brisa del mar... Malditas sensaciones... Ese olor... ¡Malditas gaviotas! Siempre envidiosas haciéndose escuchar entre su (son)risa... [sí, hay sonrisas que por sí solas hablan]

Y otra vez la realidad parece ajena a mi presencia...
"Qué obsesión con hacernos morir... Sí, todo el día torturándonos y perdiendo el tiempo. ¡Perderlo! Es como desangrarse. Y cuando te quieres dar cuenta están más mustio que una rosa sin agua... ¡Con lo bonitas que son! Hasta pensando y amargándonos por el tiempo perdido caemos en el mismo error. Con lo simple que es salir a buscar pequeñas cosas como... Abrazos... ¡Sí!¡Abrazos!... Y pese a haber tenido que salir más lejos que a la vuelta de la esquina... Creo que justo en frente me está esperando ya algo más que sólo un abrazo y su (son)risa.